• 55-30-32-66-27
  • contacto@cristinasoria.com.mx

Category Archivediseño

DERECHOS PATRIMONIALES: La explotación económica

En esta tercera entrega les hablaré de los derechos patrimoniales, aquellos que interesan al autor pues de estos depende la explotación económica de su obra.

Miró, dominio público

Los DERECHOS PATRIMONIALES de autor se vinculan con la explotación económica de la obra de cuyos frutos el autor debe participar y que son: 

Temporales (hasta la muerte del autor, más de 75 o hasta 100 años después de su muerte); Renunciables en favor de terceros; Transmisibles a través de Contrato, Presunción Legal de Cesión o por Causa de Muerte.

Conoce las obras que actualmente ya son de dominio público

¿Cuáles son los derechos intransmisibles del autor? Revisa este artículo.

Facultades de explotación

El Maestro José Luis Caballero, explica que referente al ejercicio de las FACULTADES DE EXPLOTACION, estas pueden ser: 

1.- Derecho de reproducción

Derecho de reproducción
Derecho de reproducción dentro de los derechos patrimoniales del derecho de autor

Se refiere a la multiplicación de ejemplares, cuántos puede imprimirse, o reproducirse dependiendo del tipo de obra.

2. Derechos de comunicación pública (no tangibles),

Derechos de autor
Derechos de comunicación pública no tangibles

Son por ejemplo: el derecho de representación (teatro), el de ejecución (conciertos, grabaciones), el de exhibición pública (audiovisuales), de exposición pública (como obras pictóricas, escultura, por fotografía o sus reproducciones en museos y otros),  el derecho de radiodifusión (T.V, Radio, Satélite).

Derechos de transformación
Derechos de transformación

3. Derecho de transformación

Este derecho autoriza a terceros toda clase de arreglos, transcripciones, adaptaciones, traducciones, colecciones, antologías y compilaciones a través de su obra.

4. Derecho de distribución

Implica poner la obra a disposición del público, por venta u otro tipo de transferencia (casi siempre el que reproduce también distribuye.

Mira este video en que Magalí Tajes cuenta como distribuía su libro en bicicleta

Tal vez te interesa… SOS, agonizan librerías de Barrio

5) Derecho de alquiler

Este derecho esta relacionado a programas, obras de cine o fonograma.

6.- Derecho de préstamo

Otorga el uso limitado de la obra sin beneficio económico, con la condición de que sea en establecimientos accesibles al público.

El maestro Caballero afirma de manera informativa, que hay otra categoría de derechos patrimoniales del autor, como son el de excepción. Que le otorga el derecho de persecución,  seguimiento o porcentaje de participación del dinero generado por agentes mercantiles y nos refiere consultar el artículo 92 de la Ley Federal de Derechos de Autor Mexicana

José Luis Caballero Leal. Ed. Fondo de Cultura Económica. México 2004

Para conocer los lineamientos y las limitaciones a los derechos patrimoniales comsulta el Artículo 148 de la Ley de la materia.

En próximas entregas me detendré a profundidad en cada uno de estos aspectos, el final de esta nota encontrarán mi correo electrónico y con gusto puedo resolverles dudas sobre este tema.

Derechos de autor

RESEÑA DEL LIBRO DERECHOS DE AUTOR PARA AUTORES DE: JOSÉ LUIS CABALLERO

El editor en nota inicial afirma que…  

Aunque los autores son la médula de la Industrial Editorial, …no es fácil encontrar información que los oriente en el momento de buscar y conseguir quien reproduzca y difunda el fruto de su imaginación

José Luis Caballero Leal

Esta obra, que dicho sea de paso no nada más es para autores, artistas, creativos o editores de todo tipo, es un gran hallazgo y un libro que deberá formar parte de la biblioteca de toda persona que se interese por aprender a cuidar de sus derechos y que no necesariamente quiera llegar a abogados y tribunales.

Puedes comprar el libro en Amazon

El arte de negociar

Con explicaciones rápidas y relacionadas con a ley puede llegar a aprender lo que yo llamaría EL ARTE DE NEGOCIAR, no con el interés enfermizo de “siempre ganar”, sino con la intención legítima de saber cuándo hay que ceder y cuándo se tiene la razón para insistir en un mejor, más justo y equitativo trato.  

El autor José Luis Caballero, ha sido un estudioso de la materia de Derechos de Autor, egresado de la UNAM y con diversos grados académicos en Ginebra Suiza, Londres, España y Washington, D. C., ha dedicado gran parte de su trabajo a los derechos y actualmente tiene el grado de Especialista en Derecho de la  Propiedad Intelectual e Industrial.

El Libro que se comenta señala claramente los elementos que constituyen cualquier tipo de negociación en la transmisión de derechos de uso y explotación de obras protegidas por el derecho de autor.

Contratos de edición de obras impresas

Especialmente los Contratos de Edición de Obras Impresas y se ha conseguido con el tiempo y el trabajo a nivel internacional que dichos elementos cada vez sean más parecidos entre si y en diversos países. Lo que representa mayores facilidades para los participantes en éstos acuerdos.

Este libro es :

Para quienes se inician en las complejas pero apasionantes tareas de negociación de derechos de publicación de obras impresas

José Luis Caballero Leal

¿Qué es el derecho de autor?

El poder jurídico que corresponde al creador intelectual para ejercer derechos de naturaleza moral y patrimonial respecto de sus obras, independientemente del género a que éstas pertenezcan.

José Luis Caballero Leal

Caballero nos dice que el derecho de autor solo puede ser ostentado por una persona física, ya que como ser humano es la que puede expresar emociones, de plasmarlas en formas tales como un lienzo, a través de la palabra o por medio de diversos soportes materiales como la arcilla o los programas de computación, así mismo tiene el derecho de divulgarlas hacia terceros.

Nos explica que las personas morales no son sujetas del derecho de autor porque no son creativas, solamente pueden ostentar éstos como cesionarios o como persona a la que el autor le ha trasmitido su derecho personalísimo de autor.

En próximas entregas me detendré en los intereses de las personas físicas como creativos

Conóceme

¡Que bueno que estas aquí!, ahora conóceme:

Soy Maestra en Comunicación y Licenciada en Diseño y Comunicación Visual por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Realicé una estancia de investigación en la Universitad Politécnica de Valencia, en España. He trabajado principalmente en Fotografía, Diseño web, Campañas de redes sociales y Diseño Editorial.

¿Quieres ver mis trabajos como diseñadora? Puedes descargar aquí un resumen de mis diseños favoritos

Si puedo ayudarte, contáctame y comenzaremos a darle vida a tus anhelos de comunicación

Si quieres saber más acerca de mi, sigue este enlace
Cristina Soria Valdés / Diseño y comunicación visual / Diseño gráfico / Web/  Comunicación / Docente / Redacción / Formación editorial / Diseño de  libros / Diseño de Logos 

Tal vez te interese saber lo que mis clientes y amigos opinan de mi trabajo

El graffiti en México

Mesa de trabajo
La interculturalidad en los medios

Sexto Encuentro Regional La Vocación Intercultural de la Comunicación Hoy.

Esta ponencia es parte del libro Fragmentarios, que en breve recibiré desde Hidalgo y les compartiré con gusto.

En México las principales ciudades en que se ha hecho graffiti expresan una clara transculturación que le da al graffiti mexicano una identidad social y estética.

A través de los puntos de encuentro entre el graffiti ilegal y el graffiti legal, suceden encuentros entre los habitantes de las ciudades, las instituciones y los grupos de graffiteros.

Los espacios del graffiti

Entiendo los espacios donde se plasman estas expresiones: muros, trenes, vagones del metro, espectaculares; como medios de comunicación que de acuerdo a su posición en el espacio público, determinan el nivel de influencia y por ende pueden colocar al mensaje y a quienes lo producen (graffiteros o artistas urbanos) en diferentes posiciones en la estructura social.

Así como los medios y sus estrategias de visibilidad se adaptan a la estructura social, las personas en el espacio tangible nos incorporamos y naturalizamos el orden social dado.

Como señala Bourdieu, la incorporación insensible de las estructuras del orden social se hace efectiva, en buena medida, a través de la experiencia prolongada e indefinidamente repetida de las distancias espaciales sobre las cuales se afirman determinadas distancias sociales, y también, más específicamente, a través de los desplazamientos y movimientos del cuerpo que esas estructuras sociales convertidas en estructuras espaciales, y con ello naturalizadas, organizan y cualifican socialmente.

Bourdieu, 1993

El caso del graffiti en México revela la diversidad cultural de nuestros espacios y la voluntad de movimiento de sus creadores.

El graffiti rompe con la experiencia prolongada de las distancias espaciales por medio de elegir modos distintos de desplazamiento en la ciudad y en el país entero.
Uno de sus objetivos, el que más me gusta, es llevar su mensaje a diferentes espacios atravesando múltiples culturas.

Filosofía de Guaman Poma de Ayala

El 23 de marzo de 2018 presenté la ponencia: HERRAMIENTAS PARA PENSAR EN LA CONSTRUCCIÓN FILOSÓFICA DE GUAMAN POMA DE AYALA para el
COLOQUIO ESTUDIANTIL SOBRE IDENTIDADES EN AMÉRICA LATINA
Aqui les comparto el texto completo

Palabras clave: Guaman Poma de Ayala, normalidad filosófica, aculturación, transculturación.

Resumen: Esta ponencia se propone señalar algunos puntos importantes que permitieron a la filosofía de Guaman Poma de Ayala sumarse críticamente a la historia oficial, con el fin de que dichos puntos puedan aportar estrategias para construir una filosofía Nuestroamericana hoy.


José Santos-Herceg en su libro Conflicto de representaciones (2010) hace un análisis de la filosofía Latinoamericana como filosofía acorralada, destacando los argumentos que varios autores han sostenido para justificar la incapacidad de Latinoamérica de crear filosofía. La mayoría de estos argumentos remiten a la práctica de los filósofos académicos del continente centrada en copiar y comentar la filosofía importada de Europa y Estados Unidos, sin una propuesta de reflexión original.

Estos argumentos son confrontados desde los escritos de José Santos con el fin de mostrar que las propias condiciones de una enseñanza de la filosofía colonizadora, son las que terminan dejando a la producción en Nuestra América sin posibilidad de creación por lo que resulta acorralada.

Estas ideas hacen pensar en obras que en circunstancias de invasión colonial, encontraron espacio para el pensamiento alternativo aún en un momento de pérdida cultural frente las aberraciones de la invasión española. Tal es el caso de Guaman Poma de Ayala, quien de acuerdo a Silvia Rivera Cusicanqui hace una teorización visual del sistema colonial[1].

Para esta autora, aún cuando el discurso escrito de Guaman Poma evidencía su aculturación por la visión catequizada de algunos de sus argumentos, lo propositivo y transgresor de su filosofía está en el análisis de sus dibujos, que acompañados del texto y desarticulados de la lógica del mismo, muestran una crítica severa de la naturaleza del orden y la moral del contexto colonial de Guaman Poma.

De acuerdo a lo anterior, en esta ponencia busco destacar algunos puntos importantes que permitieron a la filosofía de Guaman Poma colocarse en la historia con una propuesta crítica a la estructura social que le atravesaba,  pensando en que dichos puntos pueden aportar estrategias para nuestra construcción de una filosofía anormal[2] a más de cuatrocientos años de sus escritos.

Partamos de la conciencia de que Guaman Poma de Ayala es un indio educado desde pequeño en la fe católica ya que cuando nace, en 1534, la expansión del dominio europeo no dejaba otra opción a los descendientes de indios.

Tanto para Silvia Rivera Cusicanqui como para María del Rayo Ramírez, la situación de Guaman Poma se denomina aculturación. De acuerdo con Fernando Ortiz, sociólogo cubano, “por aculturación se quiere significar el proceso de tránsito de una cultura a otra y sus repercusiones sociales de todo género”.[3]

Entendemos entonces que este transito en Guaman Poma se dio porque además de criarse con costumbres de los invasores, sus padres, indios descendientes de la nobleza andina, le dieron al mismo tiempo el nombre y la educación de su cultura de origen, por eso al nacer fue bautizado como Gaman y Poma, halcón y puma, una de las tantas herencias andinas con que creció y habitó su mundo.

De acuerdo a María del Rayo Ramírez su padre era segunda persona de Guáscar Inga, Rey legítimo incáico y al parecer su hermano fue ofrecido a servir a la vida monástica y enseñó a Guama Poma y a su padre lo que aprendió. Afirma Ramírez que Guaman Poma explicará en su Primer Nueva Corónica y Buen Gobierno[4] que no hubo conquista propiamente dicha, sino una alianza y donación de su provincia primero y luego de todo el reino de los incas al soberano español.

Desde aquí habrá que considerar que en Guaman Poma hay una certeza de ser católico de origen Inca, muy cercano al poder religioso a extremo de trabajar con Cristobal de Albornós como extirpador de las idolatrías[5]: pensemos entonces en el lugar en que se encuentra el sujeto construyendo su perspectiva filosófica.

Para esto, detengámonos en dos grabados de Guaman Poma de Ayala analizados por Silvia Rivera Cusicanqui buscando establecer aquello que podemos incorporar a nuestra práctica para detener el acorralamiento de nuestra filosofía.

Las descripciones de Cusicanqui dejan ver que hay un aspecto de la filosofía de Guaman Poma que no estaba acorralado, como ya señalamos, eran sus dibujos: “En sus dibujos hay elementos conceptuales y teóricos que se transforman en elementos críticos”[6] de tal modo que puede verse en la construcción del discurso de Guaman Poma una argumentación de doble vía, utilizar el discurso para encubrir y la imagen para transgredir desde una mirada crítica la naturaleza de los acontecimientos.

Retomaré entonces dos imágenes del autor, ambas de una mujer tejedora dibujadas en su Corónica: En la primera la mujer tejedora aparece llorando mientras que un sacerdote la humilla amenazándola con golpearla. En la segunda aparece feliz realizando su tejido y no aparece en el cuadro el ya citado sacerdote.

De acuerdo a Cusicanqui desde estas imágenes “se vuelve a tematizar el nexo entre explotación laboral y desorden moral. Entre tejido como señal de madurez y prestigio y la coacción a manos del cura doctrinero,[7]Esta reflexión representa una crítica profunda a la explotación laboral pero desde un choque entre el pensamiento incaico y el pensamiento católico.

Para los incas, el trabajo era símbolo de prestigio y madurez, mientras que las acciones de los doctrineros católicos europeos revelaban que el trabajo era en palabras de Cusicanqui “afrenta moral y un atentado contra la dignidad humana”[8].

La visión crítica que tuviera Guaman Poma para este detalle en un proceso social de coyuntura, tuvo un paralelo en la reflexión desde occidente, siglos después, en el contraste de la ideología católica y la ideología protestante que hizo Max Weber, cuyo texto no fue desaparecido, como ocurrió con el de Guaman Poma, sino que le dio la entrada a ser reconocido como padre de la sociología luego de la rigurosidad de un estudio llamado La ética protestante y el espíritu del capitalismo.  Guaman Poma construyó esta reflexión muchos siglos antes desde un entorno en proceso de transculturación y acotada en dos imágenes.

Aún cuando son evidentes las diferencias entre lo que sustenta Guman Poma y Max Weber, empezando por su época y contexto pero fundamentalmente por su posición en la legitimación epistemológica desde la que cada uno proponía sus ideas; ambas críticas denotan un fuerte conocimiento del entorno social y una capacidad de ligar la naturaleza filosófica de la ideología de una sociedad con el desarrollo económico de la misma. Así Guaman Poma entre 1600 y 1695 sustentaba con argumentos de palabra y texto que combinaban su legua originaria con su lengua española un llamado al rey de España para regresar a las costumbres del gobierno Inca, que basadas en una filosofía de amor y dignidad hacia el trabajo, inculcadas fuertemente en los pueblos originarios, enriquecería y posicionaría a la corona en un acto del bien gobernar.

Weber en cambio hablaba del modo en que la diferencia ideológica entre el protestantismo y el catolicismo cimentó el despliegue económico de las potencias capitalistas de influencia protestante.[9]

Si la filosofía de Guaman Poma estuviera tan acorralada jamás se hubiese detenido a una reflexión crítica sobre la forma de gobernar de la corona española, ni mucho menos hubiese expresado una sugerencia abierta y a la vez encubierta en imágenes, exhortando la vuelta a las tradiciones que hicieron a los propios Incas, un imperio.

Guaman Poma, entonces, enunciaba desde un catolicismo adoctrinado y desde el conocimiento de las tradiciones de su pueblo. derramando toda esta subjetividad en la reflexión de su realidad inmediata.

De acuerdo a Maria Del Rayo Ramírez “[P]ara Guaman Poma de Ayala como Indio aculturado, es fundamental demostrar que los indios formaban parte del cuadro general de la presumible historia universal divulgada por los teólogos católicos”[10], digamos entonces, que necesitó un vehículo ideológico que no estuviera en desacuerdo con el poder desde el cual discutir su legitimidad en el mundo y en la historia. Cabe señalar que además de necesitarlo lo llevaba consigo, porque uno no se desmarca de su pasado ideológico para construir reflexión. Nuestro autor había participado del propio proceso de colonización que le implicaba como actor[11] social, este hombre con toda su subjetividad actuó en beneficio de inscribirse en la historia, valiéndose del lugar histórico que se le otorgaba en el mundo, el lugar de indio, el lugar de católico creyente, el lugar de ser heredero de la nobleza incaica, el lugar de extirpador de idolatrías y más tarde el lugar de desterrado viajero que bien podía escribir, dibujar y reflexionar su coyuntura.

Así fue como un indio aculturado en la etapa de la invasión más carnicera logró tener un espacio para sus ideas entre la vorágine de la ideología colonizadora.

Nosotras como filósofas latinoamericanas posiblemente discutiremos desde muchas trincheras nuestra legitimidad para conformar ideas propias. Habrá que recordar que Guaman Poma tenía los dibujos para insertar su pensamiento crítico y decir mucho de lo que no podía ser expresado en palabras, dadas las condiciones históricas. Nosotras igualmente nos enfrentamos a las estructuras normativas que dicen que sí es y que no es filosofía, propias de nuestro contexto histórico.

Este filósofo que en entre 1612 y 1615 construyó el tipo de filosofía al que Santos Herceg nos exhorta en su prólogo a Cartografía Crítica, “Estar en el mundo como una suerte de filósofo-fotógrafo”[12] capaz de reflexionar los eventos de su propia realidad.

Podemos tratar de normalizarnos o podemos encontrar posibilidades fuera de la norma como Guaman Poma, para construir ideas críticas como filósofas hoy día transculturadas.[13] En ese sentido, reconocernos como actores y actrices de un entorno social transculturado es el primer paso para liberar nuestra filosofía. El siguiente implica una participación constante en la realidad  que no se atrinchere en los cubículos de la academia, ya que no habrá reflexión original si no sabemos del mundo en que vivimos.

Se desprende de esto nuestro tercer paso: para poder interpretar la realidad actual habrá que tener un basto conocimiento de la realidad histórica pues como señala Martí, parafraseado por Herceg  “el buen gobernante en América no es el que sabe como se gobierna el alemán o el francés, sino el que sabe con que elementos esta hecho su país”[14]  Según esta propuesta, habrá que aprender historia, no esperar a que nos la enseñen, pues para el día que los programas públicos dejen de idolatrar Europa será tarde. Aprendamos nuestra historia juntos como liberadores de la filosofía, que seguramente será una filosofía que forje una historia de las ideas autónoma del pensamiento colonizador.

Como paso final habrá que conocer a detalle las visiones de la historia oficial de la filosofía en occidente, pero siempre “entender que se imita demasiado y que la salvación está en crear”[15] para no dejarnos deslumbrar por el canto de sirenas que significa la devastación del otro como requisito para el ejercicio del poder. Reconocer esa forma de poder y entender que hay maneras alternativas de ejercerlo.


En conclusión, estar al tanto de las representaciones sociales que construyeron y encubrieron América: representaciones históricas, políticas y económicas, que no dejaron que se nos mirara sin intermediaros; porque ese es el conflicto de toda representación, que hay tantas construcciones de por medio que parecen acercarnos la realidad, pero nos alejan de ella.


Reconocer que estas mismas representaciones se siguen elaborando en la actualidad desde la normatividad de todas las disciplinas y estar alerta en cada una de nuestras construcciones reflexivas a nuestras propias palabras, porque tal como dice Rivera Cusicanqui[16]  “las palabras no designan sino encubren”[17]


Reconocer que estas mismas representaciones se siguen elaborando en la actualidad desde la normatividad de todas las disciplinas y estar alerta en cada una de nuestras construcciones reflexivas a nuestras propias palabras, porque tal como dice Rivera Cusicanqui[16]  “las palabras no designan sino encubren”[17]


Podemos comenzar a re-crear una filosofía liberadora, reconociendo que la América que aprendimos en la historia oficial, es solo una de las muchas ideas de América y las ideas se pueden cambiar, podemos reflexionarnos en una América transculturda, y construir las reflexiones propias de nuestro lugar, para así filosofar desde lo que somos, Filosofar desde Nuestra América, como nos exhortaría Horacio Cerutti.

En conclusión, estar al tanto de las representaciones sociales que construyeron y encubrieron América: representaciones históricas, políticas y económicas, que no dejaron que se nos mirara sin intermediaros; porque ese es el conflicto de toda representación, que hay tantas construcciones de por medio que parecen acercarnos la realidad, pero nos alejan de ella.
Reconocer que estas mismas representaciones se siguen elaborando en la actualidad desde la normatividad de todas las disciplinas y estar alerta en cada una de nuestras construcciones reflexivas a nuestras propias palabras, porque tal como dice Rivera Cusicanqui[16]  “las palabras no designan sino encubren”[17]


Podemos comenzar a re-crear una filosofía liberadora, reconociendo que la América que aprendimos en la historia oficial, es solo una de las muchas ideas de América y las ideas se pueden cambiar, podemos reflexionarnos en una América transculturda, y construir las reflexiones propias de nuestro lugar, para así filosofar desde lo que somos, Filosofar desde Nuestra América, como nos exhortaría Horacio Cerutti.


[1] Silvia Rivera Cusicanqui, Sociología de la imagen (Buenos Aires: Nociones Comunes / Tinta Limón, 2015), p 127[2] Se entenderá el término filosofía anormal como la contraparte de la categoría de “normalidad filosófica”. De acuerdo a Santos Herceg esta categoría fue acuñada por el argentino Francisco Romero en 1934 y se refiere a un momento de la filosofía en América Latina en que pasó de ser un acontecimiento raro a ser una actividad habitual, digamos, una profesión: “Para probar que la filosofía ha tomado un cauce normal, Romero alude a una serie de acontecimientos de orden institucional: existencia de sociedades de filosofía, cátedra, departamentos universitarios de la especialidad, programas de estudios en filosofía, publicación de libros, de revistas, realización de encuentros y congresos nacionales e internacionales enriquecimiento de las bibliotecas, trabajo de traducción tanto de los autores clásicos como de los más contemporáneos, incorporación de la asignatura en la enseñanza media, creación de centros de investigación, etc. José Santos Herceg, Cartografía Crítica: El quehacer profesional de la filosofía en Chile. Santiago de Chile: Libros de la Cañada, 2015, p 18[3] Fernando Ortiz, Contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1983), p 91[4]Nueva Corónica y Buen gobierno es una carta de más de mil páginas escrita entre 1612 y 1615 por Guaman Poma de Ayala dirigida al rey de España que contiene más de trescientos dibujos a tinta, escrito en el español de su tiempo combinado con términos del habla oral en Quichua y fragmentos de canciones jayllis en aymara. Muchos de sus escritos partían de la noción filosófica del mundo al revés, idea que fundamentaba el cataclismo invasor por el que los pueblos originarios fueron gobernados por bestias, Nueva Corónica y buen gobierno, tomo I/Felipe Guamán Poma de Ayala ; Centro digital de investigación de la Biblioteca Real de Dinamarca, Copenhague. ((1615/1616)). EL PRIMER NVEVA CORÓNICA I BVEN GOBIERNO 1 CONPVESTO POR DON PHELIPE GVAMAN POMA DE AIALA, S[EÑ]OR I PRÍ[N]CIPE. 28 de febrero de 2018, de Biblioteca Real de Copenhague Sitio web: http://www.kb.dk/permalink/2006/poma/titlepage/es/text/?open=idp23904[5] La extirpación de las idolatrías fue una acción realizada por los doctrineros en contubernio con algunos de los indios aculturados con el fin de ubicar a aquellos que siguieran rindiendo culto a los dioses andinos. Se buscaban los dioses andinos, se les conocía a la perfección, se les destruía y se castigaba a aquellos que insistieran en rendirles culto.[6] Silvia Rivera Cusicanqui, Sociología de la imagen (Buenos Aires: Nociones Comunes / Tinta Limón, 2015). pp 180[7]Ibid; p 180[8] Idem, p 180[9]  Es probable que muchos discutan esta comparación dada la posición de Weber como uno de los padres de la sociología, y sobre todo porque Weber además de esta comparación realizó una propuesta teórica sistemática para el análisis de las sociedades, habrá que pensar que por el tiempo en que escribe responde ya a una sistematización y normatividad del quehacer de la ciencia social, del que este ensayo propone desmarcarse, pero que valdría bien su exploración comparativa desde las ya mencionadas diferencias.[10] Ramírez Fierro María del Rayo, Mito, Historia y utopía. Una reflexión filosófica a propósito del sujeto heterogéneo andino nuestroamericano, ed. Coité tuto and Leticia Flores Farfán y Gerardo de la Fuente Lora Horacio Cerutti Guldberg (Ciudad de Máexico: Universidad Nacional Autónoma de México , 2016).pp 106
[11] Utilizo el concepto de actor, porque no se quedó “sujeto”, atado a las circunstancias históricas. Para mayor reflexión sobre las diferentes posiciones respecto a las categorías sujeto, actor y agente será de utilidad revisar las diferencias teóricas entre la sociología funcionalista, estructuralista y la sociología contemporánea que propone Anthony Guiddens, en La construcción de la Sociedad, bases para la teoría de la estructuración (1984) como una unión de discursos opuestos para un mejor entendimiento de la sociedad.[12] José Santos Herceg, Cartografía Crítica: El quehacer profesional de la filosofía en Chile (Santiago de Chile: Libros de la Cañada, 2015). pp 8[13] De acuerdo a Fernando Ortíz, transculturación es el vocablo utilizado para describir “las diferentes fases del proceso transitivo de una cultura a otra, porque éste no consiste solamente en adquirir una distinta cultura, que es lo que en rigor indica la voz anglo-americana aculturation, sino que el proceso implica también necesariamente la pérdida o desarraigo de una cultura procedente, lo que pudiera decirse una parcial desculturación, y además, significa la consiguiente creación de nuevos fenómenos culturales que pudieran denominarse de neoculturación. Fernando Ortiz, Contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1983). pp 134-135
[14] José Santos Herceg, Conflicto de representaciones: América Latina como lugar para la filosofñia, 1a / 2010, Edición Chile 2013 (D.F.: Fondo de Cultura Económica y Fondo de Cultura Económica Chile S.A., 2010), p 156[15] Ibid, p 155[16] Cusicanqui desarrolla en Sociología de la Imagen, una visión que muestra un ejercicio de reflexión filosófica separada del acorralamiento ideológico, desde la cual denuncia un colonialismo que permanece actualmente, un colonialismo interno, que ha dado a nuestro lenguaje un doble discurso, que encubre e invisibiliza a la vez que da la apariencia de designar la realidad, pero que no lo hace. De acuerdo a la autora, este velar la realidad de las palabras, ha sido una característica de la que se han separado las culturas visuales, creando en si, una trayectoria propia, una manera de reflexionar que les ha desmarcado de dicho colonialismo interno [17] Silvia Rivera Cusicanqui, Sociología de la imagen (Buenos Aires: Nociones Comunes / Tinta Limón, 2015). p 175

Bibliografía

Guaman Poma de Ayala, Felipe, Nueva Corónica y buen gobierno I, Versión facsimilar digital de la Real Biblioteca de Copenhague disponible en el sitio http://www.kb.dk/permalink/2006/poma/titlepage/es/text/?open=idp23904
Ortiz, Fernando. Contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1983.
Ramírez Fierro, María del Rayo. Mito, Historia y utopía. Una reflexión filosófica a propósito del sujeto heterogéneo andino nuestroamericano. Tesis de Doctorado en Filosofí. Ciudad de Máexico: Universidad Nacional Autónoma de México , 2016.
Rivera Cusicanqui, Silvia. Sociología de la imagen. Buenos Aires: Nociones Comunes / Tinta Limón, 2015.
Santos Herceg, José. Cartografía Crítica: El quehacer profesional de la filosofía en Chile. Santiago de Chile: Libros de la Cañada, 2015.
—. Conflicto de representaciones: América Latina como lugar para la filosofñia. 1a / 2010, Edición Chile 2013. D.F.: Fondo de Cultura Económica y Fondo de Cultura Económica Chile S.A., 2010.
Weber Max, La ética protestante y el espíritu del capitalismo, Barcelona-España, ediciones Península 1969.


Historia crítica para el descubrimiento del ver

El 8 de Septiembre de 2017 ponencia para el  XXVIII Encuentro Nacional de Escuelas de Diseño Gráfico en la Universidad de Colima. 

 

Palabras clave: Historia crítica , régimen escópico , imágenes archivo.


Resúmen

Ante la pregunta ¿Cómo se puede enseñar a diseñar para el bien común?, encontré que la ausencia de un conocimiento de la historia crítica y la idea inocente de la mirada como un simple aparato biológico, enceguecen el espacio conceptual del diseñador atrapándolo en el campo de la representación-repetición de la mirada hegemónica.

Los resultados del diseño quedan al acecho de un régimen escópico dominante, “una forma de ver el mundo, (…) una normativa de ver la realidad.”1 Normativa que confronta al diseñador y al proceso creativo cuando los clientes y su construcción cultural le ofrecen imágenes ya producidas para que las repita.

Esta ponencia propone el conocimiento de una historia crítica , que deje de lado los periodos y corrientes aisladas para explicar el devenir histórico como un proceso, como herramienta para liberar al diseñador de ser eslabón de una cultura dominante del ver, puesto que conocer una historia estética quedaría sin efecto práctico sin no se cuestiona cualquier producción visual dentro de un proceso social que contiene la suma de maneras de ver de las que habrá que desmarcarse.


En 1987 Gilles Deleuze, en su conferencia ¿Qué es el acto de creación? impartida en la Escuela Superior de Oficios de Imagen y Sonido, invitó a los cineastas a reflexionar el cine desde el cine. Hoy nosotros, los diseñadores, respondemos a la misma invitación en este encuentro.

En la citada conferencia Deleuze señala que en filosofía, cuando se tiene una idea es necesario saber si es verdadera o falsa, si es importante, interesante y hermosa. En diseño buscamos ideas que sean importantes, interesantes y hermosas, pues su condición de verdad debe de confrontarse con la reflexión de la imagen y el mensaje visual inserto en los procesos históricos, es decir, visto desde la historia crítica.

Remito a la condición de verdad de las imágenes que diseñamos, porque todos sabemos que en su construcción confluyen su impactante similitud con la realidad, la maestría de su elaboración técnica y su inserción a un imaginario social que de acuerdo a su efectividad, las dotará de un carácter de verdad, o de legitimidad.

Se medirá su recepción y efectividad en tanto el entorno para el que las dirigimos las haga suyas y podrán convertirse en vehículos con vida propia si resultan capaces de llevar en sí, los mensajes que las interacciones entre las personas frente a los acontecimientos determinan como reales.

Esta inserción al imaginario social, la capacidad con la que dotamos a las imágenes que estamos construyendo y vamos a construir para sumarse al discurso de su tiempo, es el aspecto de la profesión que en la práctica, se reflexiona menos.

Una de las razones es que la coyuntura de los desarrollos tecnológicos como herramientas para el diseño en estos días determina que es difícil ser grandes creativos sino se dedican horas al buen manejo de la técnica.

Ocurre lo mismo con la reflexión sobre la búsqueda del estilo propio, el difícil tránsito por hacernos de un nombre en una profesión por demás anónima nos acapara.

Reflexionamos también sobre los costos de un trabajo intelectual que encuentra cada vez más desvanecido su lugar en el entorno material y que está buscando un espacio en el universo de las ideas.

 

¿En qué momento podríamos reflexionar sobre la forma en que nuestros productos van a insertarse en el imaginario social y la condición de verdad que los ciudadanos, receptores de estos productos le otorguen?

 

 

¿Cuándo sería la ocasión dentro de las múltiples propuestas metodológicas para dar lugar a las repercusiones sociales de los mensajes que con pasión construímos? 

¿Cada uno de nosotros, en el instante posterior en que es aprobado un proyecto, firmada una prueba de color, subido un sitio, finalizado un libro ilustrado, reconocemos la capacidad de nuestro trabajo para mantener unrégimen del imaginario o bien para construir otro?