• 55-30-32-66-27
  • contacto@cristinasoria.com.mx

Política y malestar

Política y malestar

Psique, Poder y Técnica para pensar la política

Política y vínculos de asociación

Cuando se piensa en vínculos de asociación, aparecen primero conceptos como la amistad y el amor, ahí parece fácil identificar la comunidad.

Pero ¿existen asociaciones públicas entre aquellos a quienes no les unen estos lazos?

El malestar en la cultura

Dice Freud en El malestar en la cultura que:

“en la vida anímica del individuo, el otro cuenta, con total regularidad, como modelo, como objeto, como auxiliar y como enemigo, y por eso desde el comienzo mismo de la psicología individual es simultáneamente psicología social, en este sentido más lato pero enteramente legítimo.”[2]

Freud, Sigmund

Freud se detiene a considerar que el modo como se dan las relaciones debe ser considerado como fenómeno social, ya que en cada individuo ocurren un conjunto de procesos conscientes e inconscientes propios de su mente, que se mueven y manifiestan en los espacios deliberativos.

Consciente e inconsciente

Cuando demasiados personas se reúnen, cada una representando a diversas comunidades y entra en juego la razón consciente que les une.

Junto con ella un sentimiento íntimo, sus identificaciones con otros, con el pasado inconsciente y con el temor del futuro que serán propios del alma y moverán las deliberaciones que se ejerzan ahí.

Si el ejercicio de la política incluye los problemas de la estructura del Estado, la administración de un país, la estructura de las clases y finalmente las relaciones entre naciones y Estados. En el plano psíquico, se jugarán también las posibles relaciones del yo con el otro.

Byung-Chul Han

FOTOGRAFÍA DE EDITORIAL HERDER

Señala Byung-Chul Han que:

“La praxis política es más bien la configuración activa o la influencia sobre un actuar en común, pero tal comunicación o influencia no es ninguna comunicación meramente orientada al acuerdo o el mutuo entendimiento, sino que sirve para imponer intereses o valores”[3].

Byung-Chul Han

Es justo ahí en la imposición de intereses y valores que aparece el poder dentro de la política, aparece el poder, porque dentro del conflicto, cada psique buscará la solución del conflicto con la imposición de sus propios intereses y valores. Esto nos lleva a pensar en, el ejercicio del poder.

En la política y tal vez en casi cualquier interacción dentro de la vida pública y privada responde a un abanico de posibilidades en donde la fuerza aparece, pero generalmente queda opacada por otras expresiones de poder.

Como señala Han:

“El modelo de la coerción no hace justicia a la complejidad del poder”[4],

Byung-Chul Han

Mientras el poder como violencia implica el simple acto de imponer decisiones propias a una voluntad otra, en la política vamos a encontrar que existe como señala Foucault, un poder que se intercambia.

Vigilar y castigar

Dependerá así de quién sea el otro, en que entorno está y en que tiempo. Mientras que una forma de entender el poder es aquella que Foucault persigue en Vigilar y castigar, al explicarse el nacimiento de la prisión, cuando identifica la variación del castigo.

Esta forma de expresión del poder se entenderá como  el poder de ejercer castigo sobre los cuerpos, las mentes y las voluntades de otros, que es en cada caso la posesión del bastión de la violencia.

Aún cuando el ejercicio del poder no se juega simplemente en la violencia física, este estudio evidencia el modo en como se transfigura la violencia del Estado y el monopolio de ella con el que dicho Estado cuenta.

Pero hay además un poder, que identifica Foucault, en sus cursos en el Colege de France al hablar de los saberes sometidos, aquellos que no habían sido estudiados por el extremo poderío del discurso científico. ¿pensaríamos que esta otra expresión del poder no tiene que ver con el Estado?

Foucault lo expresa así:

“la ambición de poder  que acarrea consigo la ambición de ser una ciencia,”[5] frente a lo que aparece un saber descalificado, in visibilizado o negado y sucita “una batalla de saberes contra los efectos de poder del discurso científico” [6]

Foucault, Michel.

No solo el monopolio de la violencia, sino también el monopolio del saber van a formar parte de la política.

Retórica

En el lenguaje, se estarán jugando los discursos que al final determinaran los destinos de los pueblos, es por ello que Mark Thompson inicia su libro Sin palabras diciendo lo siguiente:

El lenguaje importa. Las palabras no cuestan nada, y cualquier político, periodista o ciudadano de a pie posee una reserva ilimitada de ellas. Sin embargo hay días en que unas pocas palabras bien elegidas adquieren una importancia crucial, y el orador que las halla decide el curso de los acontecimientos. Con tiempo, los líderes, comentaristas y activistas dotados de empatía y elocuencia pueden emplear las palabras para no solo explotar la opinión pública, sino molderla. ¿El resultado? Paz, prosperidad, progreso, desigualdad, prejuicios, persecuciones, guerras. El lenguaje importa.[7]

Mark Thompson

Thompson en su texto, nos habla de retórica, una retórica de los nuevos tiempos, la retórica que se puede difundir en segundos en las redes sociales, la retórica induce una mala o buena interpretación que puede mover las decisiones de la político con un conjunto de palabras bien cuidadas y es que, ¿qué es la retórica, sino una técnica?

En la actualidad no solo en las palabras sino, en la forma en que ese dichas palabras pueden extenderse, esta la mezcla entre el poder y la técnica en la política del siglo XXI.

Este ensayo surge de la clase: Psique poder y técnica en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México en el semestre de 2020-II



[1] Gonzales Uribe, Héctor, Teoría política, México 1972, Ed Porrúa pp 23 – 24

[2] Freud, Sigmund. El malestar en la cultura. Vol. 328. Ediciones Akal, 2017, p 67

[3] Han, Byung-Chul. SOBRE EL PODER: Percepción y comunicación en la sociedad actual, España 2016, p101.

[4] Idem, p 8.

[5] Foucault, Michel. «Defender la sociedad.» (2000). p 23.

[6] Idem, p 26.

[7] Thompson, Mark. Sin palabras:¿Qué ha pasado con el lenguaje de la política?. Debate, 2017, p11

Cristina

Soy Maestra en Comunicación, Licenciada en Diseño y Comunicación Visual por la Universidad Nacional Autónoma de México y estudiante de filosofía (todo en una). Como profesional creo que fundamentalmente damos vida a los sueños de otros, lo demás es vanidad.