• 55-30-32-66-27
  • contacto@cristinasoria.com.mx

Entre paréntesis (COVID-19)

Covid-mexico-2021

Entre paréntesis (COVID-19)

En estos días nos hemos acercado al mundo usando cientos de mediadores: mascarilla y careta median nuestra relación con todo entorno, Zoom y Google Meet median nuestra relación con los otros.

Para acceder a nuestro mundo de vida, hay que pasar primero por aplicaciones de mensajes, aplicaciones de voz, aplicaciones de video, siempre y cuando, claro, paguemos conexión a internet. 

Ante estas circunstancias es válido regresar a las propuestas que hizo Husserl en su tiempo:

¿Por qué no, nos detenemos un poco y dejamos de dar por sentadas las cosas como las percibamos?

¿Por qué no sospechamos para nada de los mediadores?

Husserl hizo sus propuestas hace casi un siglo, con la consigna de olvidar todas las interpretaciones anteriores para observar lo que se nos viene a la conciencia cara a cara.

El mundo entre paréntesis

Cuando Husserl pronunció en Viena su conferencia: La filosofía en la crisis de la humanidad europea, en el año 1935, señaló que:

Al esclarecer la función esencial (…) que tienen que ejercer la filosofía y sus ramificaciones que son nuestras ciencias, la crisis europea logrará también un esclarecimiento.



Edmund, Husserl, Invitación a la fenomenología, p 75

Toda vida en comunidad

Los cuerpos, protegidos del contacto biológico, no se han preparado para la enfermedad interior que se gestar en cada ser humano: la pérdida del mundo circundante en el que se conforma la comunidad…

De acurdo a Husserl:

Toda vida psíquica individual-humana está fundada en la corporeidad, por consiguiente, también toda comunidad en los cuerpos de los hombres individuales que son miembros de esta comunidad.

Edmund, Husserl, op,cit. p 78

La segmentación y separación de estos cuerpos desde el ámbito de las ciencias de la naturaleza, fragmenta la comunidad en niveles que requerirán años de reconstrucción, en caso de que los cuerpos que la epidemiología defiende, se mantengan con vida.

Los cuerpos, protegidos del contacto biológico, no se han preparado para la enfermedad interior que se gestar en cada ser humano: la pérdida del mundo circundante en el que se conforma la comunidad.

Mundo circundante

Mundo circundante es un concepto que tiene lugar exclusivamente en la esfera espiritual, que nosotros vivamos en nuestro respectivo mundo circundante al cuál están dirigidas todas nuestras preocupaciones  y esfuerzos, señala un hecho que sucede puramente en lo espiritual. Nuestro mundo circundante es una formación espiritual en nosotros y en nuestra vida histórica

Edmund, Husserl, op,cit. p 78

Por lo que al renunciar a nuestro mundo circundante sin apoyo espiritual alguno caímos en el olvido. Es por eso que Husserl resaltaba que:

Se ha olvidado por completo que ciencia de la naturaleza es (como toda ciencia, en general) un título para creaciones espirituales, a saber, la de los hombres de ciencia de la naturaleza (…) estas creaciones pertenecen, como todos los acotamientos espirituales al ámbito de aquello que debe ser explicado en forma científico-espiritual

Edmund, Husserl, op,cit. p 78

Ante la actual crisis sanitaria, tal vez, no basta con escuchar ciegamente a la epidemiología, si se deja de lado la explicación y la reflexión científico-espiritual.

Sumar la reflexión fenomenológica de los hechos actuales sería fundamental para cuidar la vida espiritual de los cuerpos biológicos que se protegen.

Dos esferas de realidad

Afirmaba Husserl que:

Si el mundo fuera un edificio de dos esferas de realidad, naturaleza y espíritu con igualdad de derechos (…) ninguna favorecida metodológica ni objetivamente con respecto a la otra, entonces, la situación seria distinta.

Edmund, Husserl, op,cit. p 80

Él consideraba que la enfermedad que se sucedía en Europa, venía de la falta de equilibrio entre esas dos esferas de realidad.

Una estructura espiritual

En su conferencia Husserl se pregunta por la estructura Espiritual de Europa, descartando la interpretación geográfica y cartográfica y centrándose en quiénes conservan una unidad de vivir, obrar y crear espiritual.

Con todos los fines, intereses, preocupaciones y esfuerzos, con los objetivos, las instituciones, las organizaciones (…) donde todos parecen estar interior y espiritualmente unidos

Edmund, Husserl, op,cit. p 82

Si en su momento Husserl buscaba pensar a detalle la idea filosófica inmanente de la historia de Europa, entendida como zona cultural compartida de generación en generación.

¿Te gustaría estudiar filosofía conmigo? Te invito a mis lecturas en vivo todos los viernes a las 11:00 P.M. horario de México centro.

Las lecturas que llevo cada semestre las comparto en vivo cada viernes y así ustedes me ayudan a desentrañar a las autoras que menos comprendo.

Hoy en día puede ser esperanzador regresar a su pregunta por la estructura espiritual de cada zona cultural en el mundo, para entender las reacciones diversas que los grupos de personas han tenido con respecto al distanciamiento social y al uso de mediadores para comunicarse.

Byung Chul-Han, rescataba en Marzo de 2020 que China, fue susceptible de aceptar cada una de las regulaciones anticipadamente a raja tabla, por tener un entorno social hacía ya mucho, controlado y posibilitado por el Big data.

La visión que se ha tenido de este hecho se ha referido específicamente a la tecnología y el control del Estado Chino sobre sus habitantes.

Poco se ha puesto entre paréntesis aquello que es evidente a simple vista, para regresar a la misma pregunta que Husserl se hizo alguna vez sobre Europa, ¿Cúal es la estructura Espiritual de China? ¿qué cohesiona a dicha comunidad a lo largo del tiempo en una unidad de vivir, obrar y crear espiritual?

Esta pregunta trasladada a cada una de las comunidades globales, debería preguntarse lo siguiente:

¿Cuál es la estructura espiritual de cada una de estas naciones enfermas?

Porque al obtener respuesta, podría construir desde ahí, acciones que protegan los cuerpos, sin descuidar el espíritu filosófico de cada pueblo, a fin de volver a esa cohesión última que les haga comprender, asumir y apropiarse de las propuestas epistemológicas desde su misma base filosófica.

Criticamos a nuestra comunidad desobediente, pero ignoramos la naturaleza profunda de su transgresión

Existe la posibilidad de que en el propio principio de experiencia de una nación, se encuentre una solución que consiga incorporar la intuición genérica de las normas de protección a los cuerpos, sin asesinar el sentido filosófico y espiritual de cada una.

Pues parece que hoy en día se rompen las naciones y se mantiene a sus habitantes en duelo con el mundo circundante que se les pide abandonen y que no saben dejar atrás.

Tal vez no sea tarde para pensar de nuevo y traer a cuenta lo siguiente:

Yo creo que la fenomenología puede, con sus pertinentes actualizaciones, equilibrar las esferas de la ciencia de la naturaleza y la ciencia del espíritu.

Puede también la fenomenología llevar a cabo las acciones que aunque desde la ciencia de la naturaleza son generales, iguales y simples, desde las ciencias del espíritu requieren del reconocimiento de los mundos circundantes de cada nación que se esté buscando salvar en el mundo entero.

Bibliografía

Patocka Juan,  Introducción a la fenomenología, Traducción de Juan A. Sanchez, Barcelona, Herder, 2005.

Husserl, Edmund, Invitación a la fenomenología, México FCE, 1992.

Xirau, Ramón. Introducción a la historia de la filosofía. Unam, 2000.

¿Te gustaría estudiar filosofía conmigo? Te invito a mis lecturas en vivo todos los viernes a las 11:00 P.M. horario de México centro.

Las lecturas que llevo cada semestre las comparto en vivo cada viernes y así ustedes me ayudan a desentrañar a las autoras que menos comprendo.

Cristina

Soy Maestra en Comunicación, Licenciada en Diseño y Comunicación Visual por la Universidad Nacional Autónoma de México y estudiante de filosofía (todo en una). Como profesional creo que fundamentalmente damos vida a los sueños de otros, lo demás es vanidad.

Deja tu mensaje